Castilla y León ya disponía de un programa de prevención y apoyo a las familias, y ahora se refuerza con un programa de atención prenatal

CyL crea un programa de atención prenatal y hasta el año y medio del bebé.

  Marcos ha destacado que la Consejería trabaja por evitar que los menores se vean obligados a separarse de sus padres y, por ello, ha “intensificado” el programa de apoyo a las familias, como medida prioritaria de protección a la Infancia, y  ha consolidado los 51 equipos especializados en Intervención Familiar, formados por 154 profesionales de corporaciones locales. De esta forma, desde 2007 el número de menores atendidos se ha incrementado en un 76 por ciento, llegando a las 5.792 actuaciones -554 casos más que el año anterior-.

La Consejera De Servicios Sociales, Milagros Marcos

Foto: EUROPA PRESS

Junta crea este servicio para garantizar un adecuado cuidado de desde el embarazo y pretende “anticiparse” en la tarea de protección a la infancia

   VALLADOLID, 9 Mar. (EUROPA PRESS) –

   La consejera de Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León, Milagros Marcos, ha anunciado este viernes la puesta en marcha durante este año un programa de atención prenatal que se extenderá hasta el año y medio del bebé para mujeres adolescentes o jóvenes sin apoyo, en riesgo de exclusión, familias que hayan tenido hijos con medidas de protección, con estilos de vida incompatibles como el consumo de alcohol y drogas y mujeres víctimas de violencia de género.

   En concreto, se trata de un servicio de ayuda a las familias para un adecuado cuidado de sus hijos desde el embarazo hasta el primer año y medio de vida del bebé con el fin de orientar sobre las posibles dificultades que puedan aparecer.

   Esta es la principal novedad que la Junta impulsará en materia de infancia, para lo que ya se ha creado un protocolo de actuación basado en la detección, valoración del caso e intervención y en cuya ejecución participarán especialistas en salud, servicios sociales y educación.

   El programa de atención prenatal y de la primera infancia incluye ayuda durante el embarazo para que el niño pueda nacer en las mejores condiciones, orientación en los primeros cuidados del recién nacido como la alimentación, higiene, cuidado afectivo, el respaldo a la afectada para conseguir el apoyo de las personas del entorno, formación y orientación para la inserción social y laboral y asesoramiento y, en el caso de que fuera necesario, en materia de adopción y de acogimientos familiar.

   Marcos ha presentado este programa ante los miembros que conforman el Consejo Regional de la Infancia y que, como ha explicado, pretende “anticiparse” en la tarea de protección a la infancia, ya que, como ha destacado, “muchos de los problemas a los que se enfrentan hoy en día niños y padres se deben a ciertas conductas durante el embarazo”.

   El Programa de Atención Prenatal se implantará a lo largo de este año en todas las provincias con el objetivo de que ninguna mujer se sienta sola ante un embarazo y ante los primeros cuidados de su bebé, y que el niño crezca sano y con las necesidades básicas cubiertas. De eso se encargarán los trabajadores sociales de los Centros de Acción Social y los 154 profesionales que forman parte de los 51 equipos multidisciplinares de apoyo a la familia que existen en la Comunidad.

   Otra de las novedades que la Junta prevé aplicar durante este año en materia de infancia es impulsar un Pacto por los Derechos de la Infancia, bajo los parámetros de la Convención de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas. La Consejería ha iniciado ya el proceso de colaboración con Unicef y, precisamente, los asistentes al encuentro han tenido la oportunidad de conocer en qué consiste ese pacto, su importancia y el procedimiento a seguir en su elaboración y aprobación.

   De este modo, Familia e Igualdad de Oportunidades mantendrá, a partir de ahora, reuniones monográficas con distintos colectivos para lograr que el mayor número posible de sectores de la sociedad se sumen a este gran pacto.

BALANCE DE ACTUACIONES

   La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades ha informado, además, a los miembros del Consejo Regional de la Infancia de las principales actuaciones en materia de protección a los menores llevadas a cabo durante el pasado año. Así, a lo largo de 2011, la Consejería ha ayudado a más de 25.000 menores de Castilla y León con programas de prevención y protección a la Infancia, a los que  hay que sumar los 71.473 niños que han participado en programas de promoción de los derechos del niño.

   Marcos ha destacado que la Consejería trabaja por evitar que los menores se vean obligados a separarse de sus padres y, por ello, ha “intensificado” el programa de apoyo a las familias, como medida prioritaria de protección a la Infancia, y  ha consolidado los 51 equipos especializados en Intervención Familiar, formados por 154 profesionales de corporaciones locales. De esta forma, desde 2007 el número de menores atendidos se ha incrementado en un 76 por ciento, llegando a las 5.792 actuaciones -554 casos más que el año anterior-.

   La consejera de Familia ha incidido en la importancia de la atención integral que ha evitado que se incremente el número de menores que tienen que ser protegidos por la Administración. Durante el pasado año, 1.714 menores eran protegidos, de los que la Junta tuvo que asumir la tutela de 1.209.

   Pero cuando los menores se ven obligados a separarse de sus padres, la Consejería trabaja para que el mayor número de ellos pueda vivir y desarrollarse en un ambiente familiar. A 31 de diciembre de 2011, un total de 716 menores vivía acogido por familias castellanas y leonesas -59 más que el año anterior-, frente a los 354 que residían en centros de acogida -86 menos que en 2010-.

   Esta misma evolución se observa desde 2007. En estos últimos cuatro años, el número de acogimientos familiares se ha incrementado en un 32,6 por ciento, frente a un descenso del 35,6 por ciento en los acogimientos residenciales. Esta continua caída de los acogimientos familiares se debe, en parte, a que cada vez hay menos niños separados de sus familias gracias al trabajo realizado por los equipos de intervención familiar, tal y como ha destacado la consejera.

   También ha cambiado la situación de la adopción nacional e internacional. En 2011 se ha producido una notable tendencia al alza de la demanda de adopción de menores de Castilla y León en detrimento de la demanda de adopción internacional -289 solicitudes para adopción nacional, frente a 145 para adopción internacional-.

   La prevención también juega un papel “determinante” a la hora de dar una respuesta rápida y precisa ante posibles situaciones de desprotección de la Infancia. Un total de 18.344 menores han participado en los cinco programas, impulsados por la Consejería en colaboración con las corporaciones locales y entidades colaboradoras, para prevenir que los menores puedan encontrarse una situación de exclusión, logren una perfecta socialización y dispongan de habilidades para su futura inserción laboral.

   En cuanto a la promoción de los derechos de la infancia 41.370 niños han participado en los dos programas de difusión de los derechos de la Infancia en Castilla y León, un 16,6 por ciento más que el año pasado, y 30.103 menores han marcado el teléfono 116111 de atención al menor a lo largo de 2011.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *