El Puerto, Cádiz: “Aumentan las familias que requieren ayuda social para atender a menores”

El Programa de Tratamiento Familiar del área municipal de Bienestar Social tiene dos equipos de psicólogas, trabajadoras sociales y educadoras que trabajan con los padres que necesitan orientación

Teresa Almendros / EL Puerto | Diario de Cádiz

El área municipal de Bienestar Social viene desarrollando desde el año 2004 un Programa de Tratamiento Familiar cuyo objetivo general es ayudar a los padres que tienen dificultades graves para atender a sus hijos. Estas familias son derivadas al programa desde los centros escolares, los servicios sanitarios, servicios sociales comunitarios y especializados, Policía Local y Nacional, Fiscalía, Juzgados y Servicio de Protección de Menores.El programa cuenta con dos equipos formados por tres psicólogas, dos trabajadoras sociales y dos educadoras que trabajan con los padres aspectos como la intervención psicológica en momentos de crisis; las habilidades parentales para aumentar la competencia de los tutores; la mejora de relaciones conflictivas entre padres e hijos; informar y asesorar de los recursos existentes en la localidad y su adecuada utilización; tramitar ayudas económicas para atender las necesidades básicas, como el pago de recibos de suministros, alimentación y ayuda en el pago del alquiler; orientación laboral; empleo del tiempo de ocio y tiempo libre con la derivación a ludotecas, programa de intervención socioeducativa con jóvenes y otros programas y actividades organizadas por áreas como la de Fomento y la de Educación.

El número de familias incluidas en este programa ha ido incrementándose de forma muy significativa en los últimos años. Así, hasta finales de octubre de este año han sido atendidas 130 familias con 217 menores a su cargo. La edad de estos niños oscila entre los 3 y los 15 años. Las familias monoparentales, con hijos atendidos principalmente por sus madres, predominan sobre las paternas. El pasado año, por ejemplo, la cifra de familias atendidas fue de 63, con 114 menores.

Los equipos de tratamiento ofrecen un espacio a estas personas para que puedan, siempre desde una actitud de respeto y de empatía, expresar sus preocupaciones, temores y dificultades. Proporcionan a las familias habilidades y los recursos técnicos necesarios para que puedan realizar los cambios al objeto de que puedan poder resolver sus conflictos y atender adecuadamente a sus hijos. El trabajo que se realiza por los equipos posibilita la adquisición y mejora de las habilidades de comunicación y de negociación, fundamentales para mejorar las relaciones tanto de la pareja como las de padres e hijos.
Un número elevado de los padres no han terminado los estudios obligatorios, circunstancia que les dificulta cada vez más la inserción laboral y la posibilidad de realizar acciones formativas para las que se requiere, en la mayoría de ellas, la conclusión de la enseñanza obligatoria.Los ingresos familiares no superan, en la mayoría de los casos, el salario mínimo interprofesional y las dificultades predominantes de las familias que se atienden son, entre otros, los conflictos de pareja, las adicciones de alguno de los progenitores, problemas psíquicos y relaciones conflictivas entre padres e hijos. Se aprecia además en la última memoria del programa, según ecplica la concejala de Bienestar Social, Mariola Tocino, “un aumento significativo de familias que durante el proceso de separación son incapaces de llegar a determinados acuerdos, una situación que perjudica notablemente a los hijos en su desarrollo”.

Los problemas de conductas, principalmente de los adolescentes, que se presentan en el ambiente familiar o escolar también se han incrementado.

Como explica la edil de Bienestar Social, “los profesionales realizan un plan de intervención con cada familia. Se acuerdan de manera conjunta los objetivos para mejorar la situación de la familia, haciendo hincapíe en las necesidades planteadas por cada progenitor o tutor, consiguiendo de este modo una mayor implicación de los mismos en el plan de intervención. Se especifican también las áreas en las que se van a trabajar y por último, se recogen los compromisos de ambas partes, familias y técnicos”.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *