La toma de decisiones en el Sistema de Protección a la Infancia

El proceso de toma de decisiones profesionales en materia de protección infantil apenas ha sido objeto de investigación. El principal mérito de esta investigación, realizada por Antonio Molina Facio, tal vez sea, como comenta en el prólogo del libro Jesús Palacios, catedrático de Psicología Evolutiva y de la Educación de la Universidad de Sevilla, “abrir camino, mostrando el interés y la pertinencia del tema, aportando una metodología de trabajo que ha sido utilizada antes en otros países de manera fructífera, llegando a unas conclusiones llenas de interés. De manera que, en realidad, el trabajo no sólo abre el camino, sino que avanza por él un buen trecho”.

La investigación se llevó a cabo a partir de una muestra de 84 sujetos de cuatro sectores del sistema de protección a la infancia en la provincia de Cádiz: Equipos de Tratamiento Familiar, Servicio de Protección de Menores, Centros de Primera Acogida y Sistema Judicial. Para la obtención de los datos se diseñó un cuestionario empleando una de las técnicas más utilizadas hasta ahora por la investigación, las viñetas o resúmenes de casos. A partir de la presentación de tres casos (maltrato físico, negligencia y abuso sexual), los sujetos debían clasificar el tipo de maltrato y su gravedad, decidir el nivel de intervención e indicar los factores que le llevaron a tomar dicha decisión. Además, el Cuestionario incluía preguntas sobre variables personales, sociales y de actividad profesional de los sujetos participantes. Cada uno de los casos y las posibles decisiones sobre la intervención a seguir, fueron analizados por un grupo de expertos como grupo de comparación.

Antonio Molina Facio es especialista en Psicología Clínica y coordinador de la Oficina del Menor, del Servicio de Protección de Menores. Delegación Provincial de Cádiz de la Consejería de Salud y Bienestar Social.

Fecha: 15/06/2012

ISBN (13): 978-84-695-3872-2

Autor: Molina Facio, Antonio

Lugar de Edición: Sevilla

Editorial: Junta de Andalucía. Consejería de Salud y Bienestar Social. Agencia de Servicios Sociales y Dependencia de Andalucía

Año de edición: 2012

Descripción Física: gráf.

Páginas: 107 p.

Idioma: Español

Fuente: Observatorio de la Infancia en Andalucía

Formato: Electrónico

Temáticas: Bienestar social, protección y prevención, Convivencia y violencia

Descriptores: metodología, niños maltratados, protección a la infancia, abusos sexuales, malos tratos, análisis comparativo, sistema de protección de menores, programas de protección de menores

Resumen:

El trabajo en los temas relacionados con la protección infantil está cuajado de dificultades. Una de las más importantes es que la toma de decisiones profesionales se basa en hacer pronósticos del comportamiento humano. Si una persona ha actuado así reiteradamente en  el pasado, ¿se puede pronosticar que en el futuro vaya a comportarsede forma diferente? Si alguien no ha respondido a un tratamiento mientras sus hijos estaban en su casa, ¿responderá cuando sean retirados temporalmente? Si se valora que una persona presenta determinados riesgos de maltrato, ¿será posible que el maltrato no llegue a ocurrir si se introducen determinados factores de protección? Según como se responda a algunas de estas preguntas, se procederá o no a mantener a un menor en la casa familiar, o se procederá a adoptar una medida de protección más o menos temporal, o se procederá a tomar decisiones ya sin posibilidad de marcha atrás. Decisiones de una importancia incuestionablemente trascendental en la vida de las personas implicadas.

El problema no radica sólo en la enorme dificultad de predecir el comportamiento humano. Para hacer las cosas un poco más difíciles, las decisiones hay que tomarlas a veces con una base de información escasa o endeble, porque los indicadores o los informes en que se basan no permiten mayor precisión. Y, para complicarlo todo un poco más, se trata a veces de decisiones en situaciones de emergencia, en las que antes hay que hacer algo antes de que acabe la mañana en la que se ha tenido conocimiento de los hechos. Si se quiere complicar un poco más la escena, basta con introducir en ella a profesionales con escasa formación o experiencia, que basan su decisión no en protocolos e instrumentos estandarizados, sino en intuiciones o prejuicios, o bajo la presión social o institucional que lleva a orientar las decisiones en una determinada dirección. Además, la toma de decisión inicial no será la última, siendo el mismo caso analizado después por otros profesionales que tienen otra óptica y basan sus decisiones en criterios de naturaleza diferente (por ejemplo, de orden jurídico).

Y, sin embargo, en los temas relacionados con la protección infantil, la toma de decisiones juega un papel esencial. Por ejemplo, la toma de decisión inicial respecto a si se está o no ante una situación de maltrato y respecto a la actuación que debe seguirse en consecuencia. De lo que se decida dependerá la medida por la que se opte, así como su carácter más o menos temporal. Dado que, como se acaba de indicar, las decisiones iniciales son con frecuencia solo las primeras en una cadena de decisiones posteriores, resulta esencial que estén lo mejor tomadas y lo más documentadas posible. Cuando eso no ocurre, la posibilidad de complicaciones y posibles rectificaciones posteriores está servida (resumen sacado del propio documento).

Descargar documento

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *