Nuevas problemáticas en las que los ETF potencian una mejor respuesta por parte de las familias

«No nos gusta hablar del síndrome del tirano, pero es asi»

Conchi Rea Psicóloga 21.02.12G. F. | CÁDIZ
Los expertos hablan de una patología social propia de la época contemporánea, que afecta a familias de todas las clases sociales. Los padres, desbordados, se muestran reticentes a pedir ayuda por miedo al estigma que supone el sentir que uno fracasó educando a sus hijos.
Casi inexistentes en la década de los noventa, los casos empezaron a aumentar a un ritmo preocupante a partir del año 2000. Los casos denunciados se incrementan a un ritmo imparable.
Hay quienes consideran que el problema esencialmente es la educación demasiado permisiva y sin límites que recibieron estos pequeños tiranos. Otras voces hablan del síndrome del emperador, como Conchi Rea, psicóloga de uno de los equipos de tratamiento de familiar en Cádiz. Rea confiesa que no le gusta utilizar estas expresiones «pero realmente es lo que hay, y es lo que estamos viendo día a día».
El pequeño tirano busca ante todo revertir el orden jerárquico de la familia, quiere tomar el control de la casa recurriendo a todo tipo de violencia psicológica y física, sin importarle el dolor que pueda infligir a sus seres cercanos. Va avanzando paso a paso, tanteando y chantajeando a unos padres que dan a torcer su muñeca una y otra vez hasta que pierden todo tipo de autoridad.
Según los expertos, una educación liberal demasiado permisiva, en la que los roles y la jerarquía se han borrado, es el lugar ideal para que emerjan este tipo de comportamientos, tal y como se viene comprobando.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *