Taller Certificación Internacional Disciplina Positiva Familias

Este es un taller de entrenamiento intensivo de Disciplina Positiva que se desarrolla durante dos días, donde los participantes aprenden técnicas de Disciplina Positiva para implementar en su comunidad y sus propias clases para padres. Reciben además el manual y el libro Disciplina Positiva de Jane Nelsen. Al concluir el entrenamiento obtendrán el diploma a nombre de la Positive Discipline Association que los certifica como Certified Positive Discipline Parent Educator (CPDPE)

Todos los talleres de certificación cumple los estándares de la Asociación de Disciplina Positiva.

Dirigido a:
• Educadores y psicólogos que quieran aprender una nueva metodología y herramientas basadas en el respeto mutuo, la firmeza y la amabilidad al mismo tiempo.
• Terapeutas, orientadores y consejeros que quieran ofrecer clases para padres a sus pacientes/clientes.
• Educadores, maestros, líderes de comunidad, trabajadores sociales y otros profesionales que trabajen con padres o estén encargados de la guía de niños y adolescentes.
• Padres y madres de familia que estén buscando nuevas herramientas para ayudar a sus hijos.

Las técnicas de Disciplina Positiva se enfocan en :
• Ayudan a los niños a tener un sentido de conexión. (Pertenencia y significado).
• Es respetuosa y alentadora. (Amable y firme al mismo tiempo.)
• Es efectiva a largo plazo. (Considera lo que el niño está pensando, sintiendo, aprendiendo y decidiendo acerca de él mismo y de su mundo y qué hacer en el futuro para sobrevivir o prosperar.)
• Enseña importantes habilidades sociales y de vida. (Respeto, preocupación por los demás, solución de problemas y cooperación, así como las habilidades para contribuir en su hogar, su escuela o su comunidad.)
• Invita a los niños a descubrir sus capacidades. (Alienta el uso constructivo del poder personal y la autonomía.

Certificarse como CPDPE le permitirá:
• Conocer la filosofía de la Disciplina Positiva y el modelo Adleriano e integrarlos los a su ejercicio profesional y vida personal.
• Ofrecer tus propias clases para padres, usando el modelo de siete semanas (o consolidarlo en un taller de dos días) para enseñar a los padres métodos efectivos de disciplina (firmeza y amabilidad al mismo tiempo) y cómo aplicarlos en su vida diaria.
• Ofrecer charlas y conferencias introductorias sobre el modelo de la Disciplina Positiva.
• Disponer de un conjunto de herramientas y materiales adaptables a diferentes edades y grupos.
• Vivenciar ejercicios experienciales que ayudan a ”ir más allá” de la comprensión intelectual y lograr un cambio de paradigma.

Metodología
Los talleres están estructurados básicamente con dos premisas, de una parte se realizarán actividades lúdicas y de modelado que permitirán la interacción del grupo participante, con juegos de roles y preguntas abiertas sobre la labor que realizan en el quehacer diario, creando un ambiente cálido y de confianza. De otra parte, en el transcurso de las sesiones, existen momentos de conceptualización por parte de la entrenadora con el fin de enfocar cada tema de acuerdo a la metodología propuesta. Por otro lado, los participantes además de poder observar cómo se modela una clase de Disciplina Positiva, tendrán la oportunidad de facilitar un ejercicio base de Disciplina Positiva.

La metodología que empleamos, se basa en el aprendizaje experiencial o vivencial (learning by doing) que proporciona una magnífica oportunidad para que los participantes puedan interiorizar lo ofrecido durante el taller, a través de la autoexploración y experimentación. Es decir, las forma como son planteadas las actividades permite el aprendizaje de competencias a partir de la vivencia y la observación del grupo.
La manera como está estructurado el taller, permite además tener la ventaja de practicar la empatía (ponerse en el lugar del otro) desde el primer momento, logrando experimentar sensaciones y emociones que les ayuden a “darse cuenta” de ciertos aspectos a mejorar y desarrollar.
Por otro lado, los momentos teóricos están encaminados a crear espacios de reflexión, aclaración de dudas y contención, de tal modo que se logre no solo interiorizar lo experimentado y extraer lo vivido, sino también lograr transferirlo a los diversos contextos en lo cotidiano.

Marisa Moya
Diplomada en Magisterio en las especialidades de Ciencias Humanas y Educación Infantil por la Universidad complutense de Madrid, Licenciada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid. Entrenadora de Disciplina Positiva para padres y docentes certificada por la Positive Discipline Association. Ha desarrollado su vida profesional siempre en la etapa de Educación Infantil. Directora de Escuela Infantil Gran Vía y creadora de dos proyectos que abundan en la mejora de la infancia, Escuela enREDada y Emociona T.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *